Galo. Lengua, escritura y epigrafía

Alex Mullen y Coline Ruiz Darasse
  • 2019
  • 44
  • 1.ª
  • Español
  • 14 x 21 cm
  • Rústica
  • 978-84-17633-31-8
8,65 €

Ver en

Los lingüistas clasifican el galo como una lengua celta continental, perteneciente a la rama celta de la vasta familia indoeuropea. Se habló y escribió principalmente en la Galia, un área que incluía, en su momento de mayor expansión, la moderna Francia, Bélgica, Luxemburgo, la mayor parte de Suiza, el norte de Italia, y parte de Holanda y Alemania. En este nuevo título de la colección AELAW se estudia el galo desde tres puntos de vista: la lengua, la escritura y las inscripciones. En el apartado correspondiente a la lengua se analizan los glotónimos, los rasgos fundamentales de la fonología, la morfología y la sintaxis gala. A continuación se presentan las tres modalidades de escritura empleada por los galos: galo-griega, galo-etrusca y galo-latina, y se presta atención a la onomástica. La epigrafía se examina geográficamente y considerando los tipos de soportes. El censo de inscripciones que se ofrece enumera las publicadas por los Services régionaux de l’Archéologie y por Études celtiques. Dos inscripciones galas (el Ara de Glanum, Bouches-du-Rhône, y la tablilla de plomo de Chamalières, Puy-de-Dôme) se estudian de forma detallada. El imprescindible apartado de orientación bibliográfica cierra el volumen, que se encuentra ilustrado con 2 mapas, 7 tablas y 41 figuras.